Volver a

¡Hola, hola! Hoy te traemos una invitada súper especial, llamada Gabriela Astudillo, una mamá de dos niñas, que se dedica a las redes sociales, porque queremos hablar sobre el amor propio.

Aquí va su carta:

Soy Gaby mama de 2 niñas Martina y Violeta, me convertí en mamá a los 24 años de edad, y solo en esta etapa de mi vida aprendí a quererme y a valorarme.

En el camino de la vida uno va perdiendo mucho valor, porque lamentablemente nos importa mucho lo que dicen las personas de nosotros, comenzando en los colegios en los que para algunos ha sido aplastar el botón de supervivencia, ante personas que llegan a herirte y cambiar tu esencia.

Quisiera que en los colegios tengamos más materias de amor y menos Química.

Quisiera que les enseñemos a nuestros pequeños a amarse tanto, tanto que no importe lo que digan los demás, no es un tema simple, pero vale la pena ahondar en estos mares, para aprender a nadar.

Creo que aprender a lidiar con nuestras emociones es importante ser leales a lo que sentimos sin importar que esté aprobado o no por el resto, es normal estar triste de vez en cuando y eso no significa que tengas una vida mala, significa que eres humano y que tienes que pasar por todos los sentimientos para sentirte vivo. Muchas veces nos dicen que tenemos que buscar la felicidad pero si entendemos que la felicidad es un sentimiento no es la meta, vamos a poder respirar y sentir rabia sin vergüenza o llorar sin escondernos, en mi camino he buscado la paz, para poder sentirme más plena y en contacto conmigo misma.

Creo que la forma de llegar amarnos con más plenitud y aprender quiénes somos, es aprendiendo a conocer nuestras emociones a sentirlas y vivirlas paso a paso, dejemos de buscar afuera, porque solo en nuestro interior vamos a encontrar la respuesta y la única forma de poder hacer eso es conociendo nuestra luz y nuestra oscuridad, aprendiendo amar ese lado nuestro que no nos gusta tanto o no nos sentimos tan cómodos con ello.

Una parte clave es también aprender a respetar a las personas, esto no quiere decir que estemos de acuerdo en todo o que aprobemos su forma de ver la vida, porque como nosotros no necesitamos su aprobación o aceptación ellos no necesitan la nuestra, cuando dejamos de opinar o meternos en la vida de las demás personas es una muestra de cuánto amor nos damos a nosotros, ya que amándonos podemos comenzar amar plenamente a las otras personas sin necesidad que sean lo que nosotros queremos o imaginamos que sean, así te llevarás menos decepciones porque si no esperas nada a cambio, tu corazón permanecerá más tiempo intacto.

El juego del ego a controlar nuestras vidas durante mucho tiempo, de esta forma estamos en piloto automático la mayoría de la existencia, te invito a pagar ese piloto y dejar el ego a un lado, el barco de nuestra existencia evita algunas tempestades cuando nosotros somos lo que agarramos fuerte ese timón y lo llevamos por aguas menos turbulentas.

El amor, hablar de amor un tema complejo y a la vez tan simple y predecible, creo que todos entendemos el amor en nuestra alma, pero que difícil que es describirlo y peor descifrarlo en palabras, creo que el amor más grande que llego a mi vida fue cuando me convertí en madre, ahí de verdad sentí el amor por primera vez, porque era un amor de entrega sin esperar nada a cambio, un amor sin reparo, y entendí que tenía que amarme a mí de esa manera para poder dar lo mejor de mí a ellas. No siempre es fácil pero para regresar de nuevo al centro comienzo agradecer y no dar por sentado todo lo maravilloso de la vida, no me refiero a las cosas mundanas, materiales que nos rodean, si no a lo que de verdad importa, como respirar y poder abrazar, dar un beso y hasta gritar, levantarme cada día es una bendición y poder dormir cada noche es la reafirmación.

Así que muchas veces desee que mis hijas se quieran como yo las quiero, pero me di cuenta que cada uno elegí quererse como quiere, solo deseo que encuentre cada una de ustedes ese amor que les haga ser mejores personas cada día y llene de paz su vida.

Con todo mi Amor,

Gaby.

Esperamos que hayas podido reflexionar mucho con estas palabras de Gaby que te trajimos con todo el amor del mundo.

Recuerda que puedes acceder a nuestro consultorio online con la psicóloga de Nosotras si quieres contarnos alguna situación o si necesitas algún consejo.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online